El ojo que todo lo ve
26/03/2015
Confía en tu robot
17/06/2015
Mostrar todo

Podemos mejorar ese proceso

Hace unos días me encontré en LinkedIn con la imagen que acompaña esta entrada, la verdad es que me hizo gracia y también me hizo reflexionar acerca de las mejoras que se obtienen en los procesos tras su robotización con Jidoka.

No es sólo que un robot realice las tareas permitiendo a las personas dedicarse a labores más útiles, sino a que el propio proceso evoluciona y mejora por el hecho de ser ejecutado de una forma más precisa, fiable y predecible. El proceso mejora porque ha subido de versión.

Cuando un consultor Jidoka de nuestro equipo o del equipo del cliente se enfrenta al desafío de construir un robot para llevar a cabo un proceso completo o a veces, para una parte del mismo, lo hace desde una perspectiva más objetiva, podríamos decir que es como el muñeco de la izquierda de la imagen. Esta visión puede que no sea especialmente revolucionaria y que los otros dos muñecos de la imagen también hubieran podido llegar a vislumbrarla. La clave aquí es que estas personas pueden estar demasiado involucradas como para darse cuenta incluso de las mejoras más evidentes. No practican el “que se pare el mundo que yo me bajo” sino que padecen el síndrome de “primero lo urgente después lo importante”.

las personas pueden padecer el síndrome de “primero lo urgente después lo importante”

Por eso es bueno que alguien ajeno al propio proceso lo evalúe, es prácticamente seguro que sus conocimientos sean menores que los de las personas que realizan el trabajo todos los días, sin embargo, esta persona cuenta con un par de ventajas interesantes:

  • Ha robotizado otros procesos, en el caso de consultores Jidoka para otras muchas compañías, lo que le permite tener una visión más amplia de lo que se puede o no se puede hacer
  • Está menos influenciada por el día a día siendo capaz de poder separar con más facilidad el grano de la paja

Muchas veces hemos oído en nuestra vida “no dejes que los árboles te impidan ver el bosque” y como con casi todas las frases populares, no le falta razón.

Esta nueva visión no es disruptiva, de hecho lo habitual es que sea más bien complementaria del proceso tal y como existía en su formato original, como ya hemos comentado, sería una versión 2.0 del proceso. Como en otros ámbitos de la vida, cuando alguien le explica a otra persona cómo se hace algo y qué cosas debe tener en cuenta, si esa persona, en este caso el consultor Jidoka, hace las preguntas adecuadas, se observan con claridad los puntos de mejora y dónde el tratamiento mediante robots logrará el objetivo perseguido: reducir costes, tiempo y errores e incrementar calidad y fiabilidad.

Evolucionar un proceso sin modificar el software del cliente

Utilizando esta fórmula para afrontar los procesos hemos podido evolucionarlos en muchos casos. En algunas ocasiones los procesos se ven simplificados, otras veces se comprueba que es mejor hacerlos de manera diferente, habitualmente se pueden aprovechar las habilidades en las que los robots son superiores a las personas y siempre, siempre, siempre se consigue hacer sin modificar el software del cliente, sin necesidad de ninguna integración costosa, de forma silenciosa e imperceptible.

No hablamos de reingeniería de procesos, hablamos de racionalización, hablamos de aprovechar las nuevas herramientas disponibles para el negocio del cliente, hablamos de los robots Jidoka con enfoque RPA (Robotic Process Automation), hablamos de algo que combina dos aspectos casi enfrentados: ser rentable y ser apasionante.

Juan Manuel Reina Morales
Juan Manuel Reina Morales
CTO de Jidoka. Socio fundador de Novayre, empresa tecnológica apasionada por la innovación software y la automatización. "La verdad está en el código".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *